Bruselas: Pobre compromiso con los plaguicidas

30 DE JUNIO DE 2021 –

En una reunión de ministros de agricultura el pasado lunes 29 de junio por la noche, los países europeos se vieron obligados a anunciar públicamente su posición sobre la tasa de «mortalidad aceptable» de las colonias de abejas tras la exposición a un pesticida. Esta tasa determinará hasta qué punto los pesticidas tóxicos para estos insectos permanecerán en el mercado o no.

Esta reunión fue un paso crucial en la actualización del sistema de registro de plaguicidas, que ahora es peligrosamente obsoleto y parcial, en opinión de los científicos. De hecho, para remediar sus múltiples deficiencias, la Agencia Europea de Salud (EFSA) publicó en 2013 protocolos modernizados que representaron un gran avance y establecieron una tasa protectora del 7% de la mortalidad máxima de abejas.

Pero durante más de siete años, la adopción de estos protocolos actualizados nunca ha sido votada por los Estados miembros, aunque ha estado en el orden del día unas treinta veces. POLLINIS, que solicitó sin éxito las posiciones oficiales de los Estados miembros y recibió el apoyo del Defensor del Pueblo Europeo, tuvo que atacar a la Comisión para obtener más transparencia en este caso: el juicio está en curso.

Obtenido gracias a la movilización de algunas ONG y al apoyo del Parlamento Europeo, la restricción para hacer pública la posición de los Estados miembros sobre la tasa de “mortalidad aceptable” ha permitido evitar lo peor: ahora está surgiendo un consenso en torno al ¡10%! cuando, según filtraciones de prensa, algunos países todavía seguían las instrucciones de agroquímicos hace unas semanas y defendían una tasa del ¡23%! Sin embargo, este compromiso, que no está a la altura de las recomendaciones de los expertos europeos, está lejos de ser una victoria.

Desde el punto de vista de la transparencia, la reunión del lunes es un éxito porque la protección de las abejas es un tema sobre el que los gobiernos deben informar a los ciudadanos”, dijo Nicolás Laarman, delegado general de POLLINIS. En cambio, para los polinizadores, los avances arrancados por la fuerza de la energía y el contra-lobby no serán suficientes: no habrá victoria para las abejas y los polinizadores mientras el ambiente esté saturado de productos tóxicos ”.

Dado que la disminución en curso de polinizadores representa una seria amenaza para la seguridad alimentaria y el mantenimiento de la biodiversidad, POLLINIS está preocupado por el debilitamiento del nivel de protección de las abejas, aun cuando permanezcan muchas fallas en el sistema. Evaluación de plaguicidas, como la detección de efectos cóctel o subletales, que aún no se tienen en cuenta. Además, las incertidumbres aún pesan sobre cómo la industria llevará a cabo las pruebas requeridas y sobre los objetivos de protección que se aplicarán a los polinizadores silvestres, más vulnerables a los plaguicidas.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *