Editorial. Cursos COAG, ¿privados o públicos?

Hoy ha comenzado un curso de formación sobre sanidad apícola, dentro del proyecto «Formando apicultores y apicultoras» organizado por COAG-Canarias y financiado por la Unión Europea, Gobierno de Canarias, Cabildo de Gran Canaria y Aider-Gran Canaria.
Desde estas líneas queremos felicitar cualquier iniciativa de formación que tenga a la apicultura como eje y, por supuesto, al profesorado de estos cursos y a los asistentes, sean apicultores o lo pretendan ser.

La mejor manera de luchar contra las desigualdades sociales es la formación; la educación es la mejor herramienta para el ascenso social y todas las iniciativas que vayan en ese sentido deben ser apoyadas. Así lo entienden las entidades públicas que patrocinan la formación y que destinan el dinero de nuestros impuestos, dinero de todos, a la organización de estas actividades. Por ello deben llegar al mayor número de personas en igualdad de condiciones y concurrencia pública puesto que se financia con nuestros impuestos.

Hemos buscado en los medios de comunicación social por la publicidad de estos cursos, en la página web del organizador, Coag-Canarias y Coag central, hemos tratado de encontrar información sobre ellos y nos ha sido imposible hallarla, por lo que es fácil deducir que no se han publicitado.

La página web de ApiGranca es mantenida por la asociación al igual que otras de asociaciones canarias hermanas, sin embargo es la única que mantiene una actualización constante de las noticias del sector y lo hace desde una vocación abierta, no sólo a los intereses de ApiGranca sino de todo el sector canario procurando en todo momento respetar las singularidades de cada isla y asociación.

Desde el mismo momento de inaugurar el nuevo formato web figura en su página principal el logo y enlace de COAG-Canarias y hemos sido eco de sus comunicados e iniciativas. Pero esta vez, para cursos de formación en Gran Canaria no se ha dado la oportunidad de que los más de 200 miembros de nuestra asociación tuviesen la oportunidad de inscribirse en un curso organizado por una entidad privada pero financiado con fondos públicos.

No ponemos en duda la actividad que mantiene COAG a nivel nacional, siendo una de las mejores opciones para los agricultores y ganaderos, su lucha a través de los años así lo ha puesto de manifiesto, pero la gestión de esta actividad impidiendo que más de ⅔ de los apicultores de la isla pudiesen inscribirse deja en la más clara evidencia de parcialidad a sus organizadores.

¡Suaves picadas y dulce cosecha!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *