Gilles Fert: Conservación del patrimonio en la isla de La Palma (2002)

 
Abeja en Senecio kleinia

Isla bonita …
La Palma, la isla más occidental del archipiélago de Canarias, tiene una superficie de 706 km². Se encuentra a 450 kilómetros de las costas africanas en tierra del Sáhara Occidental y a unos 70 kilómetros de la isla más cercana. España ha estado presente allí desde finales del siglo XV. Una isla volcánica, tiene una cumbre de 2483m de altura donde se encuentra el famoso observatorio de astrofísica llamado «Roque de los Muchachos». Esa tierra fértil tiene todo tipo de climas dependiendo de la altura y la posición. Entonces puedes comer castañas asadas y mangos de jardín; Se produce un excelente vino, junto con 150 000 toneladas de plátanos. Cada isla del archipiélago de Canarias (Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, La Gomera, El Hierro, Fuerteventura) constituye un ecosistema único, en el que las prácticas de apicultura se han desarrollado de diferentes maneras.

Colmenar entre euforbia

Miel con un sabor único …
Alrededor de 80,000 habitantes comparten este pequeño pedazo de paraíso en medio del Atlántico. Hay casi 80 apicultores para un total de más de 2,000 colmenas. Un hábitat disperso, así como lugares particularmente accidentados e inaccesibles dificultan la trashumancia En consecuencia, la mayoría de los colmenares son sedentarios.  Solo en la parte oriental de la isla hacia Mazo y Fuencaliente, donde florece la taginaste (Echium), se producen algunos movimientos de colmenar de junio a agosto. Como en cualquier otro lugar del mundo, los apicultores de la isla de La Palma son bastante imaginativos. Ginés es el ejemplo perfecto con su colmenar equipado con un teleférico real para colmenas y elevaciones. Alimentado por un cabrestante eléctrico, el cable metálico desciende por la pendiente de lava para transportar todo el equipo durante las cosechas y la trashumancia (ver: fig. 1). Todavía se explotan algunos colmenares tradicionales. Estas viejas colmenas verticales u horizontales, llamadas «corchos», están hechas de troncos de palmeras ahuecadas o simplemente de 4 tablones, como para el colmenar de Gines. Hoy, a diferencia de la Península Ibérica, se utilizan colmenas tipo Langstroth con alzas y no las Layens. El rendimiento promedio anual de miel es de alrededor de 20 kg / colmena, pero puede alcanzar significativamente más bajo condiciones de operación eficientes.

Ginés y su teleférico para colmenas
Ginés en el apiario tradicional

Una miríada de plantas melíferas crecen entre los antiguos flujos de lava. Ocupando el segundo lugar detrás de Hawai por el número y la diversidad de sus plantas endémicas, la isla deleita a los botánicos. De hecho, muchas de nuestras plantas de maceta y plantas de jardín de placer tienen un nombre científico compuesto de … canariensis. En el origen de esta miel de flores silvestres con un sabor único, existen principalmente flores autóctonas de la isla que pertenecen a familias de Echium (taginaste, borraja), Euphorbia (ver: fig. 3), Senecio klenia (verode), Chamaecytus (tagasaste), el Aeonium sp. (bejeque), el Sonchus (cerrajon), las Leguminosae (Adenocarpus viscosus) … Luego, vienen todas las especies que han sido introducidas por los españoles desde finales del siglo XV. Los principales recursos melíferos y poliníferos van desde el castaño (Castanea sativa) hasta el níspero japonés (Eriobotrya japonica), el eucalipto (E. globulus, E. ficifolia), el almendro, la acacia (mimosacea), la zarza, cítricos, etc. … El hecho de que las mieles de la isla de La Palma se encuentren entre las mejores en los concursos de degustación española se debe mucho a ese tremendo «cóctel» de flores. Con respecto a la venta, no hay problema: los apicultores venden la mitad a la población local, que de alguna manera consideran que la miel es un medicamento, la otra mitad se vende a los turistas.

Ecotipo o cruces estabilizados.
Antes de la llegada de los españoles, los nativos llamados Los Guanches, vivían en estas islas. Su origen sigue siendo muy debatido. Lo mismo ocurre con las abejas. Fue F. Ruttner quien en 1975 describió por primera vez las abejas canarias. Este estudio morfológico de la raza geográfica llevado a cabo solo en las islas de Tenerife y Gran Canaria ha demostrado la relación con Apis mellifica ibérica . Por lo tanto, se supone que fue introducido desde la península por los primeros pobladores. Más recientemente, un estudio morfométrico realizado por el departamento de biología animal de la Universidad de Córdoba, así como análisis de ADNm realizados por P. De La Rua et al. (1998), destacaron la presencia de dos grupos distintos de abejas. Las abejas de La Palma son genéticamente más puras que las analizadas en las islas de Tenerife, Hierro, Gomera y Gran Canaria.

En los últimos años, los apicultores de estas islas han importado razas como carnica, ligustica, caucasica y Buckfast. Sobre todo, estas introducciones no reguladas han provocado la propagación de enfermedades que afectan a las abejas y las crías. La agresividad muy marcada debido a esos cruces no regulados hace que el trabajo de los apicultores sea incómodo. Vivir junto a vecinos y turistas puede ser complicado. Sin embargo, la isla de La Palma, con su abeja bastante pura, todavía tiene el gran privilegio de estar libre de varroa y cría inmunda. Solo la acariosis y pocos virus han causado la desaparición del 20% de la población de abejas hace unos años. Hoy, este problema sanitario parece haberse resuelto gracias a dos tratamientos anuales con mentol. Si se aplican las reglas establecidas por la administración, tal situación puede durar algunos años más.

La abeja negra de La Palma no es muy agresiva y no saquea. Tiene el mismo instinto de enjambrar que la negra europea Apis mellifera mellifera. Sobre todo, tiene un comportamiento higiénico muy fuerte. De acuerdo con la prueba habitual de la cría muerta después del congelamiento, la capacidad de estas abejas para detectar y deshacerse de esa cría es muy aguda. Solo 12 h. son suficientes, y eso se aplica a las colmenas que aún no se han seleccionado, mientras que generalmente toma 48 h. para una limpieza del 90% con cruces «amarillas» (ligustica). Además, esta abeja local está bien adaptada a su entorno, a los ciclos de floración y al clima.

Un proyecto apasionante …
A partir de esa situación única en Europa, las autoridades canarias han tomado medidas para preservar y proteger la abeja de La Palma. Primero, obviamente está prohibido introducir abejas, junto con equipos de apicultura usados ​​y productos de colmena que puedan ser portadores de enfermedades de cría. Estas medidas provienen de una directiva europea ya aplicada en 1998 para la isla de Laslo, en el norte de Dinamarca. Se ha establecido con éxito un conservatorio de la abeja local Apis mellifica mellifica. Bruselas ha tenido que aceptar el prohibir la trashumancia en esa isla de 114 km2. Los apicultores  solían trashumar con sus colmenas pobladas de abejas híbridas para producir miel de brezo (calluna).

Con respecto a La Palma, este plan para conservar y mejorar la abeja local tiene como objetivo reemplazar las reinas de las pocas colonias que tienen algún grado de hibridación, con reinas de raza local. Recuerde que la motivación local es producir más miel con una abeja más dócil.

De acuerdo con los apicultores y con su asistencia, se están analizando 400 muestras de obreras para detectar ADNm. en la Universidad del País Vasco en Bilbao. Los resultados permitirán detectar las colonias más puras. Estas colonias se agruparán en un área elegida por sus recursos de miel y su densidad de colmenas para facilitar la saturación del sector con zánganos de las colmenas seleccionadas. Para evitar cualquier riego de endogamia, la reproducción se realizará en la mayor cantidad posible de colonias. Este trabajo de investigación, que ya comenzó y tardará varios años en completarse, consta de dos fases:

1.ª fase

  • cursos de capacitación de apicultores voluntarios en la cría de zánganos y reinas;
  • selección de líneas locales productivas y no agresivas;
  • capacitar a dos apicultores en técnicas instrumentales de inseminación artificial de reinas;
  • creación de una escuela de apicultura.

2.ª fase

  • evaluación de resultados, mediante análisis de ADN
  • distribución e introducción de material genético en apiarios en el resto de la isla.

Este ambicioso programa solo puede tener éxito con el apoyo de todos los apicultores. La abeja ya es un recurso económico significativo para la isla. Pero si este plan de conservación del patrimonio tiene éxito, las las consecuencias deberían ser masivas. Directamente con la producción de miel e indirectamente con la polinización de los árboles de aguacate, cítricos y toda la flora silvestre. Además, los apicultores del resto del mundo siempre necesitarán suministros de razas puras para sus cruces.

Hoy, La Palma puede evitar la influencia de otras razas de abejas si se aplican las medidas descritas anteriormente. La isla también está a salvo de la varroasis y de loque. Esperemos que los hombres sean lo suficientemente sabios como para mantener esta abeja lo más pura posible.

Para saber más

  • Bramwell D., Bramwell Z., (1990) Flores Silvestres de las Islas Canarias, Editorial Rueda.
  • Canas S., (1999) Apicultura en la Palma, Vida apicola No 94.
  • Canas S., (1998) Apicultura en Tenerife, Vida apicola No 88.
  • Palilla Alvarez F., Hernández Fernández R. (1997), Estudio morfológico de las abejas mellifica del archipiélago canario. Universitad de Cordoba.
  • De La Rua.P. y pasa. (1998) Caracterización molecular de la abeja Canaria. Molecular Ecology 7, 1543-1548
  • Ruttner,F. (1986) Geographical variability and classification. pp.23-56. In » Bee Genetics and Breeding.»(T.E.Rinderer,ed.) Academic Press, New York.

Apicultor Gilles FERT
Criador «La Chesnaie»
F-64300 Argagnon
Web: abejas seleccionadas

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *