España permite un insecticida prohibido tóxico para las abejas

Con el único objetivo de mantener los beneficios del sector azucarero, España permite anualmente el uso de un insecticida prohibido en 2018 por ser tóxico para las abejas. 

La clotianidina es un insecticida neonicotinoide desarrollado por Takeda y Bayer. Su uso en Europa no está autorizado desde el año 2018, por ocasionar el colapso de las colonias de abejas melíferas. Todavía son necesarios más estudios sobre su efecto sobre las abejas silvestres, las grandes olvidadas.

A pesar de la prohibición, nuestro Ministerio de Agricultura lleva tres años seguidos otorgando autorizaciones excepcionales para que la industria azucarera pueda utilizar semillas de remolacha azucarera con clotianidina.

De nuevo, el Ministerio de Agricultura hace un mal uso de las autorizaciones excepcionales. Hace mal uso porque estas autorizaciones a plaguicidas prohibidos y no autorizados deben emplearse únicamente en casos excepcionales y si no existen otros medios razonables de hacer frente a una plaga.

Pero el argumento expresado durante los tres años es el mismo (idénticos párrafos, de hecho): «hacer una transición suave hacia un manejo fitosanitario del cultivo de la remolacha, en el que los neonicotinoides no estén presentes«. En todas las solicitudes de autorización, señalaba que eran situaciones excepcionales, casos puntuales y únicos.

La repetición año tras año hace que no sean casos puntuales y únicos, sino un abuso de una herramienta que debe emplearse sólo en casos de emergencia. Además, existen alternativas razonables al uso de este neonicotinoide. Lo que ocurre es que reducirían el beneficio del poderosos sector azucarero.

Para evitar que este 2021 el Ministerio de Agricultura permita por tercer año el uso de la clotianidina, Ecologistas en Acción pide a la Comisión Europea un dictamen sobre la actual autorización excepcional relativa a la clotianidina concedida por España.  También le pide que retire la autorización concedida para 2021, como ya sucedió en los Estados miembros de Rumanía y Lituania, en el año 2018.

Existen alternativas a la clotianidina

Existen alternativas al uso de clotianidina y otros neonicotinoides para el cultivo de la remolacha azucarera. No sólo existen otros productos insecticidas menos tóxicos. También existen otros medios distintos al uso de plaguicidas, con un sistema de cultivo diferente y que entrarían dentro de un control integrado de plagas, algo que exige Europa.

Pero requieren una adaptación que, a corto plazo, puede reducir los beneficiosos del sector azucarero. El lobby azucarero se niega a adaptarse a un cambio necesario y prefiere gastar sus recursos en llevar a lobistas profesionales a las administraciones europeas para evitar que se prohíban los neonicotinoides, tan tóxicos para las abejas y otros polinizadores.

De nuevo, el Ministerio de Agricultura español prioriza los beneficios de la industria, en este caso, la azucarera. No se da cuenta (o sí, pero no le importa) de que al primar los intereses de este sector, deja de lado los intereses de otros sectores, como el apícola y otros agricultores que dependen de las abejas, abejorros y otros polinizadores para sacar adelante sus cultivos.

También ignora los intereses de toda una población cuyos alimentos (alrededor del 70 % de los cultivos para consumo humano) dependen de forma directa del trabajo de los insectos polinizadores, y que tiene derecho a un medio ambiente sano.

Y, por supuesto, ignora de forma crónica el derecho de animales y plantas a vivir sin ser envenenados.

Fuente: Libredecontaminanteshormonales.org

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *