ONGs europeas critican el informe sesgado de la UE sobre modificación genética

Sesgado desde el principio: El «documento de trabajo» de la Comisión de la UE sobre las nuevas técnicas de modificación genética no logran mantener la protección del medio ambiente y del consumidor.

Respuesta crítica de las ONG y las asociaciones de agricultores y empresas al Documento de la Comisión sobre nuevos OMG.

Septiembre 2021

Documento completo

Resumen.

En abril de 2021, la rama de salud de la Comisión de la UE (DG SANTE) publicó un “documento de trabajo» calificando a las regulaciones de la UE sobre organismos genéticamente modificados (OGM) como «no adecuado para el propósito». En el documento, la Comisión hace sugerencias que podrían conducir a una propuesta para eximir algunas plantas de cultivo producidas con «nuevas técnicas genómicas» como edición genética a partir de los requisitos del reglamento. Tal desregulación podría significar que no habría controles de seguridad, normas de etiquetado de OMG para información del consumidor, requisitos de trazabilidad o seguimiento posterior a la comercialización.

Nosotros, las organizaciones no gubernamentales (ONG) abajo firmantes, organizaciones de agricultores, y asociaciones empresariales y comerciales nos oponemos firmemente a las propuestas en el Documento de la Comisión, sobre la base de que la desregulación de nuevas técnicas de modificación genética plantea riesgos inaceptables para la salud humana y animal y el medio ambiente. La desregulación también impediría que los ciudadanos sepan lo que están comiendo y los agricultores lo que están sembrando. Las propuestas de la Comisión cruzan las líneas rojas en materia de bioseguridad, transparencia de la información y protección del consumidor. Deben ser rechazadas.

En caso de que algo saliera mal, – si, por ejemplo, los consumidores de nuevos alimentos transgénicos tuviesen reacciones alérgicas o efectos tóxicos, o si ocurriesen efectos no deseados en la vida silvestre – la eliminación de los requisitos de etiquetado y trazabilidad significaría que la causa no podría ser identificada.

Nuestras objeciones al documento y la consulta que dio lugar a él se enumeran a continuación.

La consulta de la Comisión fue parcial: El proceso de consulta que dio lugar al documento estuvo sesgado desde el principio, ya que la gran mayoría de las aportaciones (74%) procedían de de la industria agrícola de los OMG.

La Comisión se basa demasiado en las promesas no verificables de la industria: La Comisión afirma que las plantas diseñadas con nuevas técnicas de modificación genética podrían contribuir a las metas de sostenibilidad. Sin embargo, esta afirmación no está fundamentada y se basa en datos no verificables, promesas de los desarrolladores de OMG y de lobbies o grupos de presión asociados. De acuerdo con los datos de la Comisión, el Centro Común de Investigación, CCI, (Joint Research Centre, JRC), la gran mayoría de los productos vegetales prometidos identificados en la encuesta del CCI a los desarrolladores de OMG están en investigación y etapas de desarrollo, que pueden estar lejos de la comercialización o nunca comercializados en absoluto.

Nos hace recordar el término “vapourware”: en la industria informática, se trata de hardware o software que se anuncia pero aún no está disponible para comprar, generalmente porque todavía está en fase de investigación y desarrollo, y es posible que nunca aparezca.

La Comisión resta importancia, de forma engañosa, al predominio de la tolerancia a los herbicidas en los nuevos cultivos transgénicos: De las nuevas plantas modificadas genéticamente que el CCI clasifica en la fase precomercial, el mayor grupo de rasgos – seis de 16 plantas – es tolerante a los herbicidas. De estas 16, dos fueron diseñadas para tolerar el estrés biótico (estrés debido a organismos vivos como las plagas de las plantas y las enfermedades fúngicas) y ninguno para la tolerancia al estrés abiótico (estrés debido a factores no vivos, como el clima extremo y los suelos salinos), en comparación con los seis modificados para la tolerancia a los herbicidas. Estas cifras contradicen las afirmaciones de la industria de la biotecnología de que los nuevos cultivos transgénicos podrían ayudar a la agricultura a adaptarse al cambio climático.

La Comisión ignora una gran cantidad de pruebas y análisis científicos que apuntan a los riesgos de las nuevas técnicas de modificación genética. Las técnicas de edición de genes no son precisas y pueden causar mutaciones fuera del objetivo (en lugares del genoma distintas del sitio de edición previsto) y mutaciones no deseadas (en el lugar de edición previsto del genoma), con consecuencias impredecibles, que pueden incluir toxicidad o alergenicidad inesperadas.

Las mutaciones inducidas por los procesos de edición genética son diferentes de las que se producen en mutagénesis aleatoria y las que se producen en la naturaleza o con cría convencional, ya que la edición de genes puede acceder a zonas del genoma que de otro modo estarían protegidas de las mutaciones.

No existe ninguna base científica para desregular clases enteras de nuevas técnicas transgénicas y sus productos. Los riesgos de estas técnicas fueron plenamente reconocidos por el sector farmacéutico durante la consulta de la Comisión, que advirtió que «la tecnología no está exenta de riesgos y que los productos deben someterse a una evaluación de riesgos». Sin embargo, se espera que creamos que la desregulación de estas mismas técnicas en los sectores alimentario y agrícola sería segura.

La Comisión sigue acríticamente la «lista de deseos» de la industria de los OGM para la desregulación, los desarrolladores de OGM y los lobbies asociados (como ALLEA, EU-SAGE, EuropaBio, EPSO, Euroseeds, Plants for the Future European Technology Platform (ETP), y la organización lobbies de los «grandes agricultores» COPA quienes afirman que «no debería haber discriminación» entre los productos convencionales y los editados genéticamente, ya que las mutaciones inducidas por la edición genética también podrían surgir en la naturaleza o durante los programas de cría convencionales, por lo que los productos editados genéticamente no son más arriesgados que los productos naturales o criados convencionalmente. El documento de la Comisión llega a una conclusión sorprendentemente similar.

Pero este argumento es falso y engañoso. Las nuevas técnicas de modificación genética pueden inducir un único cambio de base que también podría darse en la naturaleza, pero también pueden inducir cambios que no se dan en la naturaleza. Las aplicaciones de edición genética pueden dirigirse a varios genes a la vez, o utilizarse en aplicaciones repetidas, dando lugar a cambios que serían extremadamente difíciles o imposibles de conseguir mediante mutagénesis química o por radiación o en la naturaleza. Sin embargo, el riesgo no depende del tamaño del cambio que se pretenda realizar: los cambios pequeños pueden generar grandes riesgos, y viceversa.

De acuerdo con la exigencia de los grupos de presión de que los nuevos productos transgénicos no lleven etiquetas de OGM, la Comisión no hace ninguna declaración de apoyo al etiquetado, dejando la puerta abierta a acabar con la elección del consumidor y del agricultor mediante la eliminación del etiquetado de OGM de los nuevos alimentos y semillas transgénicas.

La desregulación de los nuevos OMG dejaría desprotegidos a los consumidores y al medio ambiente. Los promotores de los OMG y los lobbies asociados argumentan que la legislación alternativa existente que regula los alimentos, la protección del medio ambiente y la calidad de las semillas es suficiente para garantizar la seguridad y establecer la responsabilidad en caso de que las cosas vayan mal con un nuevo OGM. Sin embargo, estas leyes no prevén una evaluación del riesgo para la salud y el medio ambiente. Y las pruebas de las semillas sólo se refieren a la distinción, uniformidad y estabilidad (DUS, por sus iniciales en inglés), no a la seguridad alimentaria o medioambiental.

El Ministerio de Medio Ambiente alemán encargó al profesor Dr. Tade M. Spranger un análisis para determinar si esa legislación alternativa permitiría seguir regulando los OMG. Spranger llegó a la conclusión de que «las distintas directivas y reglamentos europeos no garantizan un nivel de protección comparable al de la ley de ingeniería genética ni individual ni colectivamente».

Los procesadores de alimentos y los comerciantes parecen exigir resultados contradictorios, una contradicción que la Comisión no aborda. Los procesadores y comerciantes de alimentos quieren tener las dos cosas: Un acceso más fácil a los nuevos productos transgénicos (por tanto, desregulados), pero con plenas garantías de seguridad y sin ningún riesgo para sus consumidores y mercados. Abogan por un marco normativo diferenciado, pero no claramente por una desregulación total. Sin embargo, estos argumentos van en contra de las advertencias de numerosos científicos independientes de que las plantas transgénicas editadas genéticamente plantean riesgos diferentes a los de las plantas criadas de forma convencional y que todas (sin excepción) deben someterse a una evaluación de riesgos detallada que no se limite al rasgo previsto, sino que también reconozca los riesgos inherentes a los procesos de edición genética.

La Comisión afirma falsamente que no se pueden detectar nuevos OMG. Esto es así a pesar de las pruebas del sector de la cría de plantas que demuestran que la identificación de las variedades vegetales ya se realiza mediante técnicas bioquímicas y moleculares. No hay ninguna razón para que las nuevas variedades de OMG sean diferentes. De hecho, la Comisión afirma en su propio Reglamento de aplicación sobre variedades vegetales que el uso de estas técnicas «permite a las autoridades de certificación identificar la variedad vegetal sobre la base de análisis de laboratorio». Aunque todavía no es posible identificar el método por el que se generó la variedad, esto nunca ha sido un requisito de la normativa sobre OGM de la UE.

Aunque los nuevos OMG desconocidos serían más difíciles de detectar, no se trata de un problema nuevo ni es exclusivo de los nuevos OMG. Es probable que los OGM desconocidos hayan pasado desapercibidos durante algún tiempo, pero la incapacidad de detectar todos los OGM no justifica el abandono de los intentos de aplicar la legislación sobre OGM. Además, es fundamental que la detección de los OMG no dependa únicamente de los métodos de detección en laboratorio, sino también de la documentación y la trazabilidad a lo largo de la cadena de suministro, al igual que ocurre con los productos ecológicos y de comercio justo.

La Comisión se ha negado durante muchos años a financiar los laboratorios de detección de OGM de la UE para que trabajen en el desarrollo de métodos de detección de nuevos OGM1 – y sin embargo ahora argumenta que los nuevos OGM no pueden ser detectados. Se trata de una profecía autocumplida basada en la inacción de la Comisión. Debe comprometerse a ordenar y financiar estos trabajos para proteger las normas de seguridad alimentaria.

Aunque la Comisión ha aceptado a pies juntillas el argumento de la industria de que los nuevos transgénicos tienen que ver con la adaptación al cambio climático y la reducción de los pesticidas, en realidad se trata de patentes. El panorama de las patentes está actualmente dominado por Corteva, que controla el acceso no sólo a sus propias patentes, sino también a muchas otras patentes que necesitan los obtentores que quieren utilizar la tecnología CRISPR/Cas. Aunque la Comisión afirma que la desregulación beneficiaría a las pequeñas y medianas empresas, en la práctica, simplemente promovería el cuasi-monopolio de Corteva.

En conclusión, los cambios previstos en la legislación sobre OGM son desproporcionados, ya que tendrán un grave impacto en los intereses de los consumidores, los agricultores, los ganaderos y los productores de alimentos, pero es probable que cualquier beneficio potencial sea menor o insignificante.

Las nuevas técnicas de transgénicos deben mantenerse dentro de la normativa vigente sobre transgénicos, que no debe debilitarse sino reforzarse (mediante orientaciones adicionales sobre la evaluación de riesgos) para mantener y mejorar la protección de la salud humana y animal y del medio ambiente.

La Comisión de la UE y los gobiernos deberían dejar de promover y desregular la nueva generación de OGM y, en su lugar, priorizar el apoyo público y político a los sistemas agrícolas sostenibles como la agroecología y la agricultura ecológica. Se ha demostrado que estos enfoques agrícolas preservan la biodiversidad y se adaptan a condiciones climáticas extremas. Por su propia naturaleza, contribuyen a los objetivos de la estrategia «de la granja a la mesa» para reducir el uso de pesticidas y fertilizantes artificiales.

La Comisión también debería ordenar el desarrollo y la aplicación de las técnicas bioquímicas y moleculares de identificación de variedades vegetales ya disponibles para detectar todos los nuevos OMG conocidos que entren en el mercado.

No dejes de leer el artículo Petición a la UE para la revisión de los «ensayos con abejas».

Accede al documento completo traducido al español por ApiGranca o bien al original en versión inglesa.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *