De África a Europa pasando por Iberia: Historia evolutiva de la abeja ibérica

Los datos de morfometría, comportamiento y moleculares han permitido reconstruir lahistoria evolutiva de la abeja ibérica de forma detallada. Partiendo del continenteafricano, la abeja doméstica ya había colonizado Europa occidental probablemente hace390.000 años a través de la península Ibérica y quizás la península Italiana. Losperiodos glaciares siguientes (Riss y Würm) provocaron sucesivas retiradas de laspoblaciones hacia el sur, seguidas de nuevas oleadas de colonización hacia el nortedurante los periodos interglaciares, como el actual. Durante este último periodo, laspoblaciones que sobrevivieron en la península ibérica han colonizado buena parte deEuropa occidental, mientras que las poblaciones norteafricanas han colonizado en tresocasiones la Península, generando una amplia zona de contacto con las poblacionesnativas, cuyo transecto lineal tiene una orientación suroeste-noreste. Esta historiaexplica que la abeja ibérica tenga características raciales propias, a veces coincidentescon las de las abejas norteafricanas, a veces más próximas a las europeas occidentales.Si bien el flujo génico entre ambos grupos de poblaciones no parece presentarrestricciones manifiestas, el transecto antes citado se ha mantenido en la Península hastalas últimas décadas, en las que varios factores lo han alterado notablemente. Entre elloestán la generalización de la trashumancia durante los 80, las pérdidas masivas debidasa Varroa, el trasiego de colmenas a una escala geográfica considerable y la compra deenjambres y reinas fecundadas. Estos factores han ocasionado una homogenizacióngenética de la cabaña apícola nacional, que tiene como aspecto positivo el incrementode la variabilidad genética de cada colmena, lo que es bueno para fines productivos,mientras que como aspecto negativo figura la eliminación de ecotipos con unaadaptación secular a las condiciones ambientales de zonas particulares

[….]

3. Igualmente reciente sería la llegada de abejas con haplotipos del sublinaje AIII. Mientras que la presencia de estos haplotipos en la costa atlántica de Iberia y las Canarias se debe posiblemente a factores naturales (no se puede descartar que fueran llevadas a Canarias por los guanches), no está claro si su presencia en Madeira y Azores es igualmente debida a procesos naturales o se debe a introducciones durante los últimos siete siglos. Hay que tener en cuenta que ambos archipiélagos estaban deshabitados hasta el siglo XV y que las Azores están a unos 1.400 km de las costas europeas más cercanas.

[…]

Es también obvio que el proceso homogeneizador provocará la desaparición de los ecotipos, es decir, conjuntos enteros de genotipos que muestran una adaptación fina a las condiciones locales y regionales, y que se han originado merced a la intervención de factores selectivos naturales y del propio apicultor durante generaciones seculares. Esta cuestión no está bien estudiada todavía, por lo que se desconoce si las poblaciones más aisladas preservan genes singulares o conjuntos co-adaptados de genes de especial relevancia. Como se indicó anteriormente, parece haber una relación adaptativa entre haplotipo mitocondrial y clima, que se vería afectada de inmediato al ubicar a las colmenas en zonas distantes con una climatología muy diferente. Esta posible pérdida de adaptabilidad de las colmenas es un aspecto igualmente poco estudiado y merece su consideración en estudios futuros.

 

De África a Europa pasando por Iberia: Historia evolutiva de la abeja ibérica

Leer articulo completo en Actas del VI Congreso Nacional de Apicultura pag. 7-22

J. Serrano1, F. Cánovas2, R. Hernández-García1, J. Galián1, P. De La Rúa1. 1Área de Biología Animal, Dpto. de Zoología y Antropología Física, Facultad de Veterinaria, Universidad de Murcia, Campus de Espinardo, 30100 Murcia (España).

2Marine Ecology and Evolution Team, Centro de Ciências do Mar (CCMAR, CIMAR-Laboratório Associado) Universidade do Algarve, Campus de Gambelas, 8005-139 Faro, Portugal

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *